jueves, 27 de mayo de 2010

Roberto Manrique un Victorino con todas las de la ley



Roberto interpreta a Victorino Manjarrés, un policía incorruptible en la excelente historia Cuando quiero llorar no lloro, transmitida de lunes a sábado, a las 8 de la noche, por Televen. Él podrá ser uno de los tres Victorinos que esté destinado a sufrir un trágico final.

El exitoso y joven actor ecuatoriano Roberto Manrique nos regaló un espacio de su tiempo para comentarnos sobre su actuación en Cuando Quiero llorar no lloro, además de compartir sus metas, anhelos, gustos y todos aquellos detalles importantes de su vida incluyendo cómo hace para mantener esos abdominales que día a día vuelven locas a todas sus fans.

Roberto deja todo atrás, entre ello su familia y su empresa de publicidad, para partir de Ecuador a Colombia, persiguiendo el sueño de ser actor, pero no cualquier actor, sino uno de los mejores. Victoria, Doña Bárbara, Cuando quiero llorar no lloro y ahora El Clon, son los dramáticos que lo han catapultado como uno de los talentos más cotizados del momento.

Muchas mujeres quisieran caer tras sus rejas…En Cuando quiero llorar no lloro realiza la impecable interpretación de Victorino Manjarrés, un policía ¡y qué clase de policía!, donde la rectitud y la patria son su bandera, pero dejemos que él mismo nos cuente sobre su papel.

¿Cómo fue el proceso para que te escogieran como protagonista de Cuando quiero llorar no lloro, hiciste casting o directamente te llamaron?
Tengo entendido que no fue un casting como tal, sino que los tres Victorinos ya estaban elegidos; en general ellos tenían claro los actores que querían; y me siento muy alagado de haber sido yo.

¿Si hubieses tenido la oportunidad de preguntarle algo a Miguel Otero Silva que es el autor de esta obra, que le hubieses preguntado a manera de enriquecer tu personaje?
A partir de la propuesta original, me llama la atención la diferenciación de las clases sociales en la cual se ha construido nuestra sociedad; y cómo afecta el comportamiento de la gente. Me hubiese gustado preguntarle: qué mostraba de manera tan clara esa diferencia en la sociedad y qué pasó en su vida personal que lo motivó a escribir historias donde toca tan profundamente estos temas sociales.

¿Eres tan correcto en la vida real como lo es Victorino Manjarrés?
No sé si tan correcto, pero sí te puedo decir que vengo de una familia maravillosa que me ha dado una formación, que considero lo más valioso que me ha dado la vida. En mi familia a todos nos han formado para dar lo mejor de nosotros, trabajar con vigorosidad, de alguna forma sí hay alguna conexión con el personaje, en mi vida debo procurar tomar la decisión más correcta.

¿Leíste la historia original “Cuando quiero llorar no lloro” antes de empezar a interpretar al personaje?
Debo confesarte que no, pues quería partir de cero en este proyecto, en esta nueva adaptación y eso fue lo que hice. Sólo quería concentrarme en esta historia.

Dicen que todo el mundo tiene precio, ¿Crees que Victorino Manjarrés tiene algún precio?
Pues yo creo que él no tiene un precio económico, él tiene un precio cuando se meten con su gente, entonces es capaz de cualquier cosa, y lo van a ver a través de la historia. Se meten con su gente de una manera salvaje, brutal.

Victorino Manjarrés es el primer papel protagónico que desempeñas. Un papel diferente donde no tienes la típica protagonista que llora, se vuelve loca, queda en silla de ruedas y te ama con locura. ¿Te hizo falta a tu lado aquella mujer que llora y sufre por ti?¡No, para nada!, estoy feliz que mi papel protagónico no sea una historia convencional.

¿Recibiste algún entrenamiento policial o algo parecido para poder interpretar el personaje?
Sí, recibí clases de entrenamiento militar toda mi vida; desde mi infancia y esto me ha hecho desarrollar mejor el personaje, pero obviamente es pura casualidad.

¿Crees en las supersticiones al estilo Victorino, tienes algún amuleto de la suerte?
Yo tengo bastante apertura en este tipo de temas, no tengo ningún problema en saber qué hay mucho mas allá de lo que no vemos. Si dicen que algo atrae la energía positiva yo lo hago. Tengo la mente muy abierta; sabemos que desconocemos más cosas que las que conocemos. Creo en cualquier objeto que pueda sentir que me trae buena energía lo puedo usar como amuleto.

Hiciste algunas actuaciones en Ecuador, y decidiste probar suerte en Colombia; ¿Por qué Colombia?
Es un lugar que se ha presentado naturalmente en mi vida, cosas y cosas se relacionaban con Colombia; amigos de Colombia, me mandaron hacer un reportaje de un concierto allá y de alguna forma sentí que la vida me estaba presentando a ese país para que me fuera a vivir allá. Además que era una opción inteligente para mi carrera porque se estaba produciendo mucho por allá.

Tenías una empresa de publicidad en Ecuador, ¿esa parte de tu vida está descartada o solo te vas a dedicar a la actuación?

No me veo de vuelta a la publicidad eso es algo que sí lo puedo decir con certeza. ¿Que si para siempre estaré en la actuación?, no lo sé porque tiendo a querer explorar.

¿Qué te ha dejado Cuando quiero llorar no lloro, tanto profesional como personalmente?
Me ha dado una retribución maravillosa, sentir que el público ha valorado el proceso de mi carrera hasta llegar papel protagónico; he recibido tantos mensajes positivos de gente que se alegra. Eso a mí me enriquece muchísimo.

Además la gente de Ecuador, me aprecia bastante, y al ver ellos a un ecuatoriano protagonizando una novela, es un peso que da una sensación especial y orgullo, sentir que les estoy dando a mis compatriotas un aliento de que ¡Sí se puede!

Has trabajado en dos representaciones de obras venezolanas, tanto Doña Bárbara como “Cuando quiero llorar no lloro”; ¿Hay alguna otra obra literaria que quieras representar, no necesariamente venezolana, bien sea de teatro o televisión?Sí, de hecho estamos desarrollando un proyecto, porque recibí una propuesta de un productor de teatro en Ecuador. Estoy súper emocionado porque es una obra excelente, además de la idea de promover el teatro en Ecuador; son una acumulación de factores, pero es un proyecto y aún no te puedo dar muchos detalles.

¿Crees que eres el Victorino que morirá? ¿Cuál crees que debería morir y por qué?Creo que los caminos que marcan estos Victorinos no van a ser unos caminos rectos en el sentido de que van a la misma vía. Al final cuando llegue el juicio final, habrá una balanza y habrá una justicia; entonces cuando vean los sucesos, podrás sacar sus propias conclusiones.

¿Cómo fue durante todas las grabaciones la relación entre Mauricio Ochmann, Arap Bethke y tú?
De lujo, ha sido una experiencia maravillosa, Mauricio y Arap además de ser personas muy profesionales, a las que admiro, son como mis hermanos, como mi familia.

¿Te hubiese gustado interpretar a otro Victorino en lugar de Manjarrés?
Nooo, me gustó mucho Victorino Manjarrés y tanto Mauricio como Arap hicieron interpretaciones maravillosas de sus personajes, estoy convencido que así tenían que ser las interpretaciones.

¿Qué haces para mantener esa figura?
Primero que nada gracias por el cumplido, te confieso que me apasiona hacer ejercicios, correr, montar bicicleta, hacer abdominales, cualquier ejercicio me gusta mucho. Y para mí el ejercitarme forma parte de mi rutina de vida, sólo que no como una rutina fastidiosa, sino como algo que verdaderamente me apasiona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada